Anticuerpos.

 Los anticuerpos circulan como uno de los componentes principales del plasma en la sangre y la linfa. Su función es captar los microorganismos patógenos y sus toxinas cuando estos se encuentran en los espacios extracelulares del cuerpo. Las moléculas a las que se unen los anticuerpos son por definición, antígenos. Todos los tipos de macromoléculas biológicas funcionan como antígenos, pero las proteínas y los hidratos de carbono son los más comunes La unión de los anticuerpos a un patógeno puede inactivar al patógeno y también tornarlo susceptible a la destrucción por otros componentes del sistema inmunitario. La mayor parte de las vacunas brindan protección a través de la estimulación de la producción de anticuerpos.

Todas las funciones biológicas de las proteínas requieren la formación de enlaces entre las proteínas y otras moléculas. Aunque la mayoría de las funciones. llevan consigo otros acontecimientos, la unión es siempre un preludio de los cambios que va a realizar la proteína. Este hecho se muestra especialmente en la actuación de los anticuerpos. que son moléculas que se construyen específicamente para formar enlaces fuertes con compuestos extraños. tales como los que están en la superficie de los microorganismos invasores.

Un antígeno es un compuesto que provoca la formación de un anticuerpo para unirse con el, la formación del complejo antígeno-anticuerpo es la primera etapa de la eliminación o destrucción del antígeno.



Conceptos bioquímicos

By Robert W. McGilvery